7:41:00 p. m.
0
Como una constante que se repite año tras año, el desfile de carnaval del domingo en el malecón fue un hermoso acontecimiento que contó con el tradicional y masivo respaldo del público.

El carácter espontáneo convierte los carnavales en las expresiones más populares. Los participantes manifiestan lo que sienten y cómo lo sienten. Y por eso los disfraces de personajes tan pintorescos como robalagallina, diablos cojuelos, califé, los lechones y muchísimos otros.

Más que una fiesta de disfraces, el recorrido de comparsas, carrozas y otras expresiones culturales el desfile es un derroche de imaginación popular. La creatividad y el colorido constituyen siempre la principal expresión de los grupos que compiten por los primeros lugares.
Tan seductora es la fiesta que se sabe de muchos grupos del Distrito Nacional y el interior que se pasan todo el año preparándose para exponer sus creaciones en desfiles como el organizado por el Ministerio de Cultura con la colaboración de las carteras de Turismo y Educación.

El malecón suele convertirse en un mar humano por la masiva cantidad de personas que se congrega en la avenida George Washington para disfrutar de las comparsas. En colorido, ritmo, asistencia y variedad el desfile del domingo no fue una excepción.

Por Tony Brito