9:43:00 a. m.
0
Todos queremos vernos bien. Lucir bien. Aceptados. Incluidos. Celebrados (si fuera posible).
Para ello, la cosmética, industria que mueve cientos de miles de millones de dólares cada año, es la aliada solidaria con la que contamos todos los días.

Polvos, cremas y perfumes son una suerte de mentira piadosa hecha a la medida, imprescindible y divertida, que nos regalamos diariamente para corregir esos errorcitos en los que incurre la verdad de nuestros cuerpos a expensas de los genes y el tiempo.
Pero, en ningún lugar está escrito que se fabricaron para aplicarse mientras usted está manejando.
Usted no puede pintarse, ponerse delineador y rímel en los ojos, base (su ferré), usando intermitentemente el retrovisor cuando lo que tiene que hacer es mirar hacia adelante.
Y efectivamente muchas mujeres chocan por distraerse, por estar maquillándose. Y han muerto.
Les coge la hora, tienen que llevar los muchachos a la escuela, el tapón, una reunión. Muchas razones.
Pero... Conducir un vehículo en movimiento entre otros también en movimiento requiere la mayor atención.
Maquíllate, arréglate en casa. Es mejor y más preciso.
Si no es posible, uno que otro día o varias veces: parquéate y evita morir o chocar.
Conduce con responsabilidad, por ti, por los demás y los que amas.